lunes, 25 de junio de 2007

EL LÍO DE LA SANIDAD


Toda mi vida he pasado olímpicamente de los Ambulatorios y Hospitales, por eso no tenía ni idea de su funcionamiento interno con esas cosas de pedir citas con los médicos y demás.
Ya empecé a verle “las orejas al lobo” cuando la oftalmóloga me dijo:
-Piénselo ( la operación) todo el tiempo que quiera, y cuando esté decidida, va a su médico de cabecera y le dice que quiere una cita para el especialista.
Me pareció una tontería, pudiéndome dar ella la cita pero… misterios de la Sanidad: cuantas más vueltas dés y más colas aguardes…mejor.
En fin, ahí ya perdí más de un mes y eso con suerte , enchufe y lloriqueando.
Ahora llevo tres semanas para darle unos análisis a mi médico.
Os cuento.
Me dio cita la enfermera para la tensión y yo , previsora me llevé los análisis de marras, muy educadamente le dije :
-¿Puede darle estos análisis al doctor?
-Imposible para eso tiene usted que pedir hora para el doctor.
Bueno pues bajé la escalera y pedí hora para el doctor - que por cierto estaba en la puerta de al lado- me la dieron para dentro de tres días.
Volví a los tres días con los dichosos análisis ( que ya los odio) y a pedir unas recetas. Cuando entré había una sustituta , le dí los análisis y me dijo que no , que eso tenía que dárselo a mi médico que volvía dentro de dos semanas ( los análisis ya están hechos un asco de manoseados y valpuleados)
La sustituta me dio una de las recetas mal y tuve que volver a pedir hora para que dos días después me dieran la receta bien. Fui, por si acaso metí los susodichos en el bolso. Cuando llegué estaba ya mi médico ( aquí todos mienten o no saben nada) , me puse muy contenta pues pensé:¡ahora le doy los análisis!, le comenté lo de la receta , me la hizo y me pregunta :
-¿Algo más…?
Yo muy diligente le saqué los papeles y y me dijo muy serio:
-Usted ha venido para recetas, pero esto tiene que pedir hora para otro día.
Me quedé muda y… cabreada y… no pedí hora. Ya le daré los análisis cuando me salga de las narices…
En fin, después dicen que se gastan mucho dinero en Sanidad, con esas normas lo raro es que no se gasten todo el patrimonio nacional.

Lola Bertrand

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una verguenza, pero es exactamente como lo cuentas.Me pregunto qué pasaría si todos los enfermos de una consulta decidieran poner una denuncia el mismo día y a la misma hora por casos similares...
Un beso.
Alena.

Anónimo dijo...

Lo cierto, amiga, es que todos padecemos de esos abusos y robo de nuestro tiempo.
Saludos
Juanchu

CATI COBAS dijo...

En todas partes se cuecen habas, Lola, por lo que veo...

Anónimo dijo...

Jejeje, me ha divertido tu manera de contarlo.
Besos
Eva

Pilar dijo...

La verdad es que con esto pierde la paciencia hasta un santo ... Comprendo que te desesperes, no es para menos ...

Anónimo dijo...

Tendremos que hacer una huelga de enfermos, a ver que hacen...
Lo cierto es que a todos nos ha pasado - y nos pasa- algo similar.
Saludos
Rafael

Emma dijo...

Ay, Lola, me has recordado aquello tan famoso de: "Vuelva usted mañana..." aunque en vez de ventanillas, la peregrinación en tu caso, sea de consulta en consulta.
Bsss

Emma

Tocinón Areces dijo...

Además , desde que la sanidad depende de la administracción autonómica.....esto va peor que nunca!La única manera de ponerles en su sitio es ejercer nuestros derechos como ciudadanos y contribuyentes.Son un manojo de incompetentes que juegan con nuestra salud con una frialdad increible.Pongámosles en su sitio!!!