domingo, 4 de mayo de 2008

¡ESTOY MUY ENFADADA!


En el título he puesto enfadada por que una es una señorita bien educada, pero lo cierto es que la palabra justa es cabreada: ¡No me gusta que me toquen los ovarios!
Todo ocurrió hace un par de días , estaba ilusionada por ir a un pueblecito cercano a sacar fotos para mi Blog de Asturias y de paso dar un paseo y comer…
Muchos debieron pensar lo mismo ya qué en el pueblito (Candás) había más gente que en Gijón.
¡Qué le vamos a hacer! – pensé. Por eso como una es previsora hacia la una decidió reservar mesa en algún restaurante de esos tan chulos que hay por el puerto. Como había unos cuantos miramos y remiramos y al final nos – bueno lo decidí yo- decidimos por el que tenía mejor pinta.
- ¿Qué desean?
-Reservar una mesa para tres, para las dos y media.
-¿Qué van a comer?
-Pues mire usted es la una y pocos minutos, no tengo ni idea.
-Pues si no hacen el encargo ahora no reservamos mesa es norma de la casa…
-Pero bueno, esto es un atropello. Se puede quedar con sus normas, que restaurantes es lo que sobran aquí…
Os juro que me dieron ganas de volver y encargarle una mariscada por todo lo alto, para seis por lo menos y… luego no ir. En fin que en ese sitio no me van a ver jamás, pero si en el de al lado donde nos trataron como reyes y comimos genial. Les prometo que yo soy muy buena y modosita pero lo que no puedo resistir es eso , que alguien quiera tocarme los ovarios, especialmente si el “tocador” no es Ginecólogo.
Pero como todo no ha de ser malo cuando llegué a casa tenía un correo de Marta - la mamá de Quinito- con fotos del niño y un video donde – angelito- tocaba la batería con un par de palos en un cubo de agua al revés y es que este nieto mío va para artista: habrá que seguirle las huellas.
¡¡¡Está para comerselo!!!!!
Os dejo para todos un abrazo muy grande del mar.
Lola Bertrand

15 comentarios:

isol dijo...

Con mucha razón te has enfadado,yo habría hecho lo mismo.
Que bello tu nieto jugando al tambor,a mis hijos eso les encanta y aunque me aturdan son niños y felices así que me uno a ellos y menudo lío armamos.

Anónimo dijo...

Estupendo, Lola, tu en tu puesto. Quinito está cada día más precioso.
Abrazos
Eva

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Tienes razón: cada vez hay más abusos en estos restaurantes. La culpa la tenemos nosotros, que consentimos todo.

Anónimo dijo...

A todos nos enfada que pretendan avasallarnos, Lola.
Quinito será un artista ¡ seguro! hay que ver como maneja los palos.
Abrazos
de Anina

Abuela Ciber dijo...

Con tan preciosos nietos estaras de lo más orgullosa y no es para menos.
Yo tengo tres nietas y un nieto,la mayor tiene 8 años.
Gracias por visitarme
Cariños

Rafaela dijo...

Te leí en el blog de la Abue y sentí curiosidad. Acá estoy pues desde Chile.
Es que caundo nos ponen reglas estúpidas e rigidas, como en el restaurant, no hay nada mas que hacer que irse de ese lugar.
saludos,
Rafaela

WILHEMINA QUEEN dijo...

Más que razón para enojarte Lola, yo le hubiera encargado la mariscada para 6 con cava y postre, jaaaaaaaaaaaa
y dejarle colgado allí con su comidita. ¡QUé majadería!

Y Quinito está DIVINO!!!!!!!!!!

CATI COBAS dijo...

hacía más de un mes que no entraba a este blog, Lola: Te admiro por lo prolífica, optimista y positiva que sos. y los chicos (todos) están hermosos. un abrazo de Cati

Catalina Zentner dijo...

No te enfades, Lola, sonríe, que Quinito es un disparador para la alegría.

Anónimo dijo...

Es cierto que enmuchos lugares tratan de abusar, me alegro que no te dejaras avasallar..
El batería es un encanto.
Saludos
Juanchu

PIER BIONNIVELLS dijo...

Que pasada lola..
Como es eso si reservas una mesa ya debes encargar lo que te piensas comer..
Pero bueno! que reglas más raras..

Y tu pequeñin si que es guapo..sale monisimo en la foto, más rico..
abrazos.

Anónimo dijo...

Parece que algunos hosteleros no saben que hacer para sacarnos el dinero.
No debemos dejarnos avasallar.
El niño tienen una cara de alegría misma.
Saludos
Antonio P.

WILHEMINA QUEEN dijo...

LOLA:

Desde El Mundo de Wilhemina Queen donde me han dado premio, te invito a que pases por LA VITRINA para buscar el
mismo premio que me dieron y te entrego a tí con todo mi cariño y admiración.

Mil besos
Verónica * Wilhemina

Anónimo dijo...

Bien , Lola, no me extraña que estés tan enfadada, hay personas que no se dan cuenta de que sin los clientes no son nada, gracias a Dios que está ahí Quinito para alegrarte la vida.
Abrazos Mariam

azpeitia dijo...

La crisis que se avecina, hará de lenitivo de todos estos oportunistas...muchos desaparecerán...hemos convertido nuestro país en una industria de malos servicios...soy economista...algo se al respecto...ahorra van a venir tiempos difíciles...un abrazo de azpeitia